La visualización de una cuarta dimensión: el tiempo

Agosto 31, 2021
2:43 minutos de lectura

Contenido

La geografía, en palabras coloquiales, se ha encargado de plasmar en mapas la historia de la humanidad. Aspectos como fronteras, coberturas, migraciones, comportamientos y patrones demográficos, transporte, aspectos ambientales, económicos y sociales son algunos de los ejemplos. La humanidad los ha venido utilizando para la toma de decisiones, para entender y predecir condiciones del planeta y para la planeación. Sin embargo, en algún punto de la historia, fue haciéndose evidente que estos mapas pasaban a ser obsoletos de una forma rápida. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: estos mapas representan información estática, sin embargo las variables y aspectos mapeados, son de naturaleza dinámica, es decir, sufren cambios a lo largo del tiempo. De acuerdo con lo anterior, surge la necesidad de dinamizar estos mapas para representar una cuarta dimensión: el tiempo. 

Existen varias razones por las cuales se requiere hacer uso de los análisis espaciotemporales, por ejemplo: los cambios en las fronteras de países, los cambios en los cauces de los ríos, los patrones migratorios de poblaciones humanas y de especies animales, cambios en áreas de bosques, cambios en coberturas naturales, patrones meteorológicos, aumento del nivel del mar, entre otras. De forma convencional, esta condición empezó a representarse en mapas de manera manual al hacer uso de secuencias cronológicas de mapas que representan un mismo espacio en diferentes tiempos. Los cambios sufridos por los aspectos y variables de los mapas en áreas geográficas específicas se representan en estas secuencias por medio de distintas herramientas gráficas tales como tipos de líneas diferentes, colores, sombreados, puntos, entre otras. Pero, hoy en día existen tecnologías que han permitido representar cambios espaciotemporales de una forma más moderna y automatizada al hacer uso de los sistemas de información geográfica. 

Los SIG espaciotemporales, como se mencionó anteriormente, son una forma de desarrollar y visualizar los cambios de distintas variables en una área geográfica a lo largo del tiempo, con un valor agregado con respecto a las secuencias cronológicas que teníamos. Este valor agregado es el dinamismo que aportan los sistemas automatizados y las animaciones que se construyen en plataformas SIG con el fin de llevar el análisis a otro nivel. Los modelos espaciotemporales en estas herramientas permiten determinar patrones de forma mucho más rápida, además de poder tener un entendimiento superior de las causas de estos cambios y poder hacer análisis predictivos para determinar las consecuencias de futuros comportamientos. Al representar estas condiciones de manera animada, el usuario es capaz de moverse en el tiempo de forma rápida, seleccionar múltiples variables para analizar de manera simultánea para identificar patrones y editar rápidamente los mapas con la información espacial y temporal requerida para cada análisis. 

Lo anterior es posible de hacer simple y rápidamente en plataformas de Esri como ArcMap, ArcGlobe o ArcScene. Con funcionalidades como time-aware, es posible crear y manejar datos basados en tiempo y así mapear y animar conjuntos de datos temporales. Con estas herramientas, es posible habilitar la temporalidad de cualquier capa o cualquier tabla como una propiedad y visualizarla en mapas o gráficos siguiendo dos simples pasos: habilitando la temporalidad en los datos y usando la función de deslizador de tiempo. Recorrer y entender la historia a través del tiempo nunca fue tan fácil; encuentra el paso a paso y los tips para esto haciendo click aquí

Sobre el autor:

Escrito por la agencia de contenido de Esri Colombia, Ecuador y Panamá.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quiere recibir mensualmente nuestro Geoletter? Suscríbase a las novedades de Esri

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!